¿Cómo está afectando la COVID al sector editorial?

17 Febrero, 2021

La situación de emergencia sanitaria a la que nos hemos tenido que enfrentar como consecuencia de la COVID 19 ha puesto de manifiesto la necesidad de reinventarse para una gran cantidad de industrias. La mayoría de ellas apoyadas en los beneficios que se desprenden de las posibilidades de la digitalización.

El sector editorial no ha permanecido inherente a la incesante irrupción de cambios, modelos y patrones de consumo por parte de los clientes. Que ha visto como la situación en la que nos encontramos haya cambiado por completo la percepción que los lectores tienen del libro físico.


Una crisis en dos velocidades

Si analizamos el mercado editorial, nos encontramos con que la mayoría de las grandes ferias literarias en las que se compran los derechos de los libros que van a marcar el ritmo de ventas del curso siguiente no han podido celebrarse como consecuencia de la situación en la que nos encontramos. Una situación que ha provocado la irrupción de una profunda crisis en el mercado de las librerías. Que no pueden abastecerse de los títulos que tenían previstos.

Además, las obligaciones por parte del gobierno a cesar toda la actividad que no fuese imprescindible han provocado pérdidas millonarias para las librerías. Especialmente en aquellos casos en los que no se ha llevado la digitalización del negocio a tiempo. Perdiendo un importante flujo de ventas que han aprovechado las librerías de mayor tamaño que sí que contaban con una estructura online ya cimentada durante los últimos años.

No conviene olvidar que el sector literario siempre se ha encontrado con un ritmo de crecimiento inferior al del resto de industrias que existen en el mercado. Como consecuencia de que la experiencia del cliente en la compra de un nuevo título es una de las principales señas de identidad de este modelo.


Los escritores y los lectores, los grandes beneficiados

No obstante, la crisis no ha afectado por igual a todos los agentes que participan en esta ecuación. Tanto los escritores como los lectores se han consolidado como dos de los grandes beneficiados. Los lectores tienen a su disposición una gran cantidad de títulos a los que poder acceder. Tanto en formado digital como en el formato físico. Los principales distribuidores de nuestro país permiten poder solicitar cualquier libro y recibirlo en nuestro domicilio en 24 horas. Además, en el caso de no querer esperar, podemos descargarlo de manera directa en nuestro dispositivo móvil. Convirtiéndolo en una plataforma de lectura con la que acceder a millones de títulos de manera directa.

Por otro lado, los escritores se han encontrado ante una oportunidad para poder centrarse en su trabajo. Obviando las ferias y el resto de los acontecimientos que les impedían mantener su productividad. Consolidándose como uno de los mejores escenarios para poder seguir creando contenido y lanzar al mercado nuevas obras con las que conquistar a sus lectores más fieles.

¿Cuál será el futuro del sector en un mercado determinado por la crisis en la que nos encontramos? Únicamente el futuro será capaz de respondernos a esta cuestión.

Desde Esstudio Ediciones, damos ánimo a todos con la seguridad de que de esta salimos seguro.