Las portadas de los libros

28 Agosto, 2019

Nos digan lo que nos digan, una buena portada incrementa de manera significativa las ventas de un libro, porque, aunque no nos guste reconocerlo, las cosas siempre nos entran primero por los ojos. Por eso, a la hora de poner en el mercado cualquier libro, es imprescindible diseñar una portada que llame la atención de los lectores.

El diseñador tiene que crear, en una imagen, algo que el lector pueda entender fácilmente. En el diseño no existe lo que nos guste o no, solo existe lo que funciona y lo que no. Muchos autores desean imponer sus portadas con imágenes realizadas por ellos mismos o por personas cercanas a su entorno. Zapatero a tus zapatos… Fiarnos de los diseñadores es la mejor opción para que la portada de un libro salga “redonda”, ya que son ellos los que saben qué puede funcionar o no, los equilibrios de la composición, etc.

En Esstudio Ediciones tenemos a la mejor diseñadora. Silvia Gil, con más de 20 años de experiencia en el sector y que pone a disposición de los autores la mejor “tarjeta de presentación” para los libros. Y para muestra un botón: www.esstudioediciones.com