La inspiración en los escritores

23 Agosto, 2019

Las musas o la inspiración en los escritores son fundamentales para algunos de ellos. Famosa es la frase de “Me han abandonado las musas”, cuando el escritor se siente poco inspirado con su folio en blanco a la hora de comenzar o continuar una historia. Originariamente las musas proceden del mundo griego. Son ninfas relacionadas con ríos y fuentes. Engendradas por Zeus y Mnemósine, según Hesíodo, o por Urano y Gea, según alguna otra versión como la del poeta Alcmán, son capaces de inspirar toda clase de poesía, así como de narrar a un tiempo el presente, el pasado e incluso el futuro, dadas sus virtudes proféticas. Escribir no es fácil. El ser humano no es original, el escritor tampoco lo es. La creación más exótica del mundo de una novela de fantasía puede ser producto de la mezcla bien hecha de muchas referencias del mundo real. Así pues, más que creadores, podríamos decir que el escritor es un mezclador, una figura que busca su propia fórmula de la piedra filosofal literaria. Pero para entender la inspiración o las musas de los escritores, nada mejor que la frase que el grandísimo Joaquín Sabina utiliza para describirlas: «Iba a decir que las musas son muy putas… pero lo que son es muy hijas de puta. Y cuando yo las llamo y les digo serenata y requiebros de amores suelen estar cogiendo con Serrat. Yo no sabía qué hacer, quería escribir canciones, pero pasaba por una etapa de repugnante y dulce felicidad doméstica, y en ese tipo de jardines las canciones no crecen, crecen con la desesperación, así que me busqué un amigo que estuviera desesperado y además fuera poeta…».