Editar tu libro, un paso a la publicación

30 Octubre, 2019

Tardaste semanas, meses e incluso años para terminar de escribir el libro con el que soñabas y aunque llegaron momentos de tu vida en el que parecía que no la ibas a terminar, aquí estás, listo con tu obra finalizada, solo queda un pequeño paso para la publicación y es editarla.

Editar una obra necesita de responsabilidad, compromiso y seriedad para así obtener el resultado que se espera. Aunque suene un poco complicado no es así y hoy en Esstudio Ediciones te explicamos la mejor manera de editar un libro. 

Esta palabra es el terror de muchos novelistas, poetas, dramaturgos, en fin, “escritores”, porque la mayoría coincide que es una tarea difícil de hacer, pero se equivocan, porque lo más complicado ya lo han realizado que fue escribir una obra literaria completa, lo que resta siempre será más sencillo. Si sigues estos pasos podrá hacerlo correctamente. 

Despeja tu mente

Cuando se pasa un extenso tiempo realizando una misma actividad de manera continua las posibilidades de ver un error son reducidas. Esto les sucede mucho a los escritores, periodistas, diseñadores gráficos… porque sus profesiones dependen de su imaginación, de plasmar sus ideas en letras, imágenes, cuentos y otros, de modo que como conocen cada ápice de la misma les es difícil ver algún error.

Para evitar esto lo que tenéis que hacer, una vez hayas colocado el punto y final de tu libro, es olvidarte de él por un tiempo, debes despejar tu mente, sal con amigos, comparte en familia, haz ejercicios, practica yoga, lee un libro; realiza cualquier actividad que te desconecte de tus propias letras. ¿En qué te ayuda esto? La respuesta es simple, a tener una mente fresca y abierta para cuando retomes la revisión de tu libro. 

Quizás al leer este argumento te parezca contradictorio, por el hecho mismo que al conocer todos los detalles de tu obra te será fácil identificar si algo va mal en el momento. Sin embargo, está comprobado psicológicamente que nuestra mente al ver el inicio de algo que ya sabe cuál es su desenlace, inmediatamente su mente puede continuar la historia o la frase, esto se conoce como “Principio de Cierre”. 

Si te parece un poco compleja la definición anterior te lo mostraremos con un ejemplo: 

Estás leyendo una historia en el que un personaje va caminando hacía su trabajo, mira el reloj y acelera el paso, porque se da cuenta que va retrasado a su junta, enojado por haberse quedado dormido da grandes zancadas tropezando a las personas que se interponen en su paso y sin mirar a los lados cruza la calle casi corriendo cuando escucha el fuerte sonido de la corneta de un…”. 

Si leíste esto y pensaste la palabra auto o carro, entonces haz hecho principio de cierre. Si logramos hacer esto aún sin conocer la historia, cuanto más cuando somos los responsable de escribirla; podemos cometer muchos errores como no colocar palabras que pensamos que están ahí o los comunes errores ortográficos que son perjudiciales para nuestra obra. Así que, una vez hayas terminado, toma un tiempo para despejar la mente antes de volver a leer lo que escribiste. 

Revisa 

Luego que ya creas estar listo para retomar tu papel de escritor, entonces debes leerla con detenimiento y precisión, corrige lo que sea necesario, sin importar que tanto tengas que cambiar, eliminar o reescribir, piensa que es para presentar un mejor trabajo.

Siempre es bueno dárselo a una o más personas que también lo lea y te den sus opiniones, ellos tendrán otra perspectiva y te dará una idea cómo piensa los posibles clientes. 

Te aconsejamos que la corrección la dividas en dos partes:

Contenido 

Ortografía

Contenido: en el caso de novelas, debes poner suma atención en la parte de la trama. Verificar todo el hilo narrativo, que la historia sea continua, que no se salte ningún evento, que los detalles más mínimos concuerden con la época y espacio, por ejemplo: vestimenta, lugares, manera de hablar, etc.

Cuando se trata de libros de investigación, educativos, autoayuda, recetas… es importante que estén bajo argumentos sólidos, que los datos sean correctos, las citas estén bien utilizadas y los cálculos estén verificados. 

Ortografía: Independientemente qué tipo de texto sea, debe estar bien escrito, así que, en esta parte debes tener mayor cuidado. Te recomendamos consultar con expertos en el área para que haga una corrección exhaustiva del libro, también puedes usar las aplicaciones y herramientas que Internet te brinda, como correctores ortotipográficos, para evitar que se publique con errores que puedan dañar tu reputación. 

Elegir editorial 

Ya con haber realizado los pasos anteriores, lo que resta es publicar, pero para ello debes decidir qué editorial vas a usar, tradicional, agentes literarios, co-edición o autoedición.

Podrás pensar que al menos que uses la autoedición no es necesario hacer los pasos anteriores porque eso es responsabilidad de la editorial, pero eso es una falacia, ya que, como hemos mencionado en otros artículos, las editoriales solo aceptan autores cuyos escritos sean aptos para apostar por ellos, que tenga posibilidades de éxito y parte de eso lo garantiza la presentación de la obra ante la editorial.

Las Agencias literarias como las Editoriales tradiciones y las de Co-edición reciben a diario ciento de propuestas de escritores noveles para ser publicados, es tanto la demanda que la mayoría ha decidido no recibir sin ser autorizados y los que sí lo hacen, valoran la presentación. Así que si entregas tú manuscrito con errores, créeme, que eso puede ser el motivo por el que rechacen tu obra y puede que tu nombre lo relacionen con mala calidad literaria. 

Ser publicado por una buena agencia es un respaldo que puede garantizar el éxito de un escritor, este argumento también funciona a la inversa, si una agencia publica un mal escrito perjudica la reputación de la misma; es por ello que no se pueden arriesgar en algo que a primera vista tiene muchas carencias. Si te encargas de editar antes, te dará seriedad y compromiso ante las grandes empresas. 

Ahora, si tu opción fue la autoedición entonces tendrás garantía de publicar un libro limpio de errores. 

Sea cual sea tu decisión es importante que edites y si aplicas estos consejos lo podrás hacer de manera rápida y sencilla. 

¿Quieres empezar? www.esstudioedidiones.com